Espacio intermedio - image  on http://www.vanidad.es

Mixed Up

Espacio intermedio

By  | 

foto-1

Ghada Amer & Reza Farkhondeh, Charlie’s ex-angels, 2010.

El pasado jueves se inauguró, en el MACUF de A Coruña, la exposición “El Espacio intermedio”, una muestra que pretende reflexionar, a través de las obras de varios artistas consagrados, acerca del lugar en el que se produce el arte contemporáneo. Los comisarios David Barro y Mónica Maneiro han reunido para la ocasión obras de artistas tan reconocidos como Douglas Gordon, Shirin Neshat, Rogelio López Cuenca, Ghada Amer, Rheza Farkhondeh y Rubén Ramos Balsa. Hablamos con David Barro, comisario y crítico de arte, sobre esta exposición y otras cosas del mundo del arte.

foto-2

Ghada Amer & Reza Farkhondeh, Scarlett Blues, 2010.

¿Podrías explicar por qué habéis escogido el término “Espacio Intermedio”?
Ambos comisarios partimos de la idea del filósofo francés Jacques Rancière, que aplica esta noción de espacio intermedio al campo de la estética para concluir que es precisamente en el espacio intermedio entre disciplinas donde habita el arte contemporáneo. Lo entendemos como espacio de la diferencia, como tránsito, como lugar donde ocurren las cosas. Nuestro presente es un espacio intermedio y en ese lugar de indeterminación se construye el arte de nuestros días.

¿Por qué habéis elegido estas obras y no otras?
Queríamos abrir esta noción a varios caminos. En el caso de Douglas Gordon, su afán en desbaratar nuestras percepciones de los aconteceres cotidianos; en Rubén Ramos Balsa es la experiencia propia del paso del tiempo; en Shirin Neshat la condición del emigrante o autoexiliado; en Ghada Amer y Reza Farhondeh la intervención de uno en el universo creativo de otro; y en Rogelio López Cuenca el espacio entre las imágenes y los símbolos. Aunque naturalmente podríamos agrupar a muchos otros.

¿Cuál debe ser la actitud del espectador ante esta exposición?
La misma que ante todo el arte contemporáneo, sin complejos y con una idea de recepción activa ya que muchos campos e interpretaciones pertenecen abiertos.

¿Hay alguna anécdota curiosa del proceso de montaje y/o producción?
La obra de Douglas Gordon parte de una historia personal. El 28 de septiembre de 2002 me envió unas cartas que son un juego y a la vez una obra que me tuvo a mí como protagonista activo. La primera, enviada desde Oporto, contenía la frase “Estoy más cerca de lo que piensas”. La segunda, enviada desde Nueva York el mismo día pero recibida una semana más tarde, decía: “Estás más cerca de lo que crees”. La no-presencia del emisor convierte en desconcertante la imagen de la distancia y deja al receptor, ahora comisario, en un verdadero espacio intermedio.

¿Es compatible ser comisario y crítico de arte?
Creo que sí. Aunque tengo colegas que creen que no. Entiendo que es compatible si existe cierta ética. Me parecen más peligrosos los lazos emocionales o de amistades que se pueden establecer desde la crítica con las instituciones, museos o galerías. Creo que la diversificación genera libertad y favorece el conocimiento, multiplica las perspectivas. Casi todos los críticos tienen trabajos alternativos para sobrevivir ya que las remuneraciones rozan lo simbólico y otros dependen de un periódico que muchas veces dicta una dirección concreta. Para mí el comisariado es una forma de crítica en el momento que eliges y apuesta por un artista y no por otro. Creo que este debate es secundario y negativo en un momento de crisis tan aguda en el sector. Entiendo que es tan incompatible como dirigir una institución pública y escribir textos en catálogos o estar en un montón de jurados, o que escribir dependiendo de si una exposición te invita a viajar o no. Lo que importa es el rigor, y no venderse y hacer cualquier cosa. Me entristece cuando grandes talentos de la crítica y del comisariado se vinculan a un puesto sin trascendencia ni responsabilidad en una institución por tener un sueldo, dejando el talento al servicio de la institución cuando debería ser lo contrario.

foto-3

Shirin Neshat, Sin título (de la serie Zarin), 2007.

foto-4

Shirin Neshat, Sin título (de la serie Turbulent), 1998.

foto-5

Rubén Ramos Balsa, Soplar, 2003-2007.

foto-6

Rubén Ramos Balsa, Sin título, 2002.

Por José Ganga.

“EL ESPACIO INTERMEDIO”.
HASTA EL 30 DE OCTUBRE DEL 2011.
MACUF. MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO GAS NATURAL FENOSA.
MÁS INFO EN LA
WEB DEL CENTRO.

SI TE HA INTERESADO ESTE ARTÍCULO, VISITA:
-CON D DE DISFRUTÓN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies