Aquellos que mutaron en París - image  on http://www.vanidad.es

Moda

Aquellos que mutaron en París

By  | 

En París no hay ni un hecho desdeñable, todo es una fiesta durante la última semana de septiembre que introduce a la primera de octubre. Ocurre de una manera extraña este proceso en que todo se convierte en extremadamente luminoso y delicado durante unos días. Eso es la Semana de la Moda de París, un fugaz extraterrestre que llega para deleitarnos con su absorta delicadeza, rellena en su interior por todo tipo de inspiraciones, recreaciones, puestas en escena y resultados insuperables. Sin menospreciar otras mecas como Nueva York o Milán, París es LA Ciudad para ver y ser visto, para mirar y admirar a nuestro alrededor, en definitiva, para el disfrute absoluto. en lo que a moda se refiere.SONY DSC

Esta edición, además de belleza, venía cargada de cambios y modificaciones. No fueron pocos los giros y cambios de torna: el estreno de la colección de Kanye West, el mundo submarino de Chanel, la rotundidad de Gisele para Givenchy, la nueva creativa de ChloéClaire Wight Keller, el paso definitivo de Amaya Arzuaga en la capital… sin olvidarnos de la duda que parece ya sempiterna, de quién procederá a presidir el gobierno de Dior. Pero los golpes se asestaron firmes, y a pesar de encontrarnos con un resultado más comedido de lo que París suele ofrecer, las piezas encajaron a la perfección.

Uno de los ataques más rotundos corresponden a la inauguración de la nueva silueta de Issey Miyake, casa japonesa que supo acabar mejor que empezar. El recién estrenador cargo de director creativo que poseía Yoshiyuki Miyamae pudo suponer una inmensa píldora de optimismo para la colección, que inspirada en la fauna y flora más majestuosa dejó ver a unas modelos radiantes de  coloridos poéticos que mutaban en una especie de mujer-flor sin perder un ápice de la identidad que sólo un diseñador japonés puede otorgar a la firma Miyake. Fue poesía en estado puro.SONY DSCissey

Otra diseñadora que mutó, y desde nada menos que Martin Margiela, fue Steffie Christiaens. La diseñadora holandesa puso la nota más futurista de una semana más bien naïve, y por eso los ojos se volcaron en ella a posteriori. Zapatos rocambolescos, aplicaciones de metal, una falda de plumas en corona y gafas de sol con una montura cuadrada en los extremos, fueron algunos de los favoritos con los que jugó Christiaens en su original colección.

http://www.youtube.com/watch?v=8rWRAXICzT4

La anteposición del paradigma Christiaens podría fácilmente recaer en el diseñador ruso Valentin Yudashkin. Vestidos con vuelo en pasteles, caras angelicales, detalles de pedrería en microdimensiones, y blanco y más blanco, con unos patrones que aunque no aportaban nada nuevo nos dejaron fluir y relajarnos en un oasis de universo de paz.SONY DSCSONY DSCSONY DSC

Pero la mutación definitiva vino representada por un carrusel de caballos claros, modelos vestidas en blanco impecable y una colección que sorprendió a todos por el cambio de tercio. Sí, se trata de Marc Jacobs para Louis Vuitton. Los bordados huecos, los apliques de plumas y el peinado, otra vez, naïve de las modelos daban el aviso de que algo está cambiando en Vuitton, y Kate Moss sentenciaba la nueva era cerrando el desfile subida en unos peeptoes blancos que dejaban ver su tatuaje en el pie derecho. De ahora en adelante, blanco impoluto.

collage_kate

Texto de Mario Ximénez.
Fotografía del desfile de Louis Vuitton, cortesía de Louis Vuitton.
Fotografías del resto de desfiles, Mario Ximénez.

SI TE HAN GUSTADO NUESTRAS CRÓNICAS DE LOS DESFILES DE PARÍS:
STREET STYLE: PARIS FASHION WEEK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies