Daniel Villamediana - image  on http://www.vanidad.es

People

Daniel Villamediana

By  | 

Existe un determinado cine de vanguardia empeñado en volver a los orígenes, en despojarse de todo lo superfluo y buscar la esencia de la imagen en movimiento lejos del artificio, las subidas musicales o los efectos especiales. Paradójicamente, este tipo de cine minimalista y primitivo, resulta mucho más novedoso que aquel que alardea de estar hecho con las últimas tecnologías. Pues bien, una de esas películas, “La vida sublime”, se estrena este fin de semana. Seguro que habías pensado en ir a ver alguna de esas cintas promocionadas hasta en el telediario (vease “The Fighter”, la nueva de Disney “Enredados” o el terror redentor de “La trampa del mal”). Desde aquí te proponemos que experimentes y que optes por “La vida sublime”, una película pequeña y que sólo se proyecta en pocos cines (en Madrid concretamente en el Pequeño Cine Estudio). Sin duda, el estreno más especial del fin de semana. Y para que te entren más ganas, entrevistamos a su director Daniel V. Villamediana. Villamediana, ejercía como crítico en la prestigiosa revista “Letras de cine”. Un buen día decidió debutar en el mundo de la realización con “El brau blau” (el viaje, entre espiritual y físico, de una torero sin toro), un film pequeño y sin diálogos que se convertía, una vez en la pantalla, en algo sublime y emocionante. Por suerte para nosotros, se estrena en pantalla grande “La vida sublime”, su segunda película, que antes de su estreno en salas comerciales pasó por el prestigioso Festival de Locarno y por la Viennale. ¿Te atreves con la experiencia?

¿De qué dirías que habla “La vida sublime”?
Mi abuelo, al que llamaban al Cuco por que cantaba muy bien flamenco, realizó un extraño viaje desde Valladolid a Cádiz tras la Guerra Civil del que regresó al cabo de unos meses sin contar nada. Este vacío familiar, se convierte en objeto de fascinación para su nieto Víctor, el protagonista del filme. Ante la ausencia de información, Víctor creará una leyenda y rescribirá la memoria familiar. Pero en el fondo la película también es un homenaje a la generación perdida del franquismo que no pudo realizar sus sueños.

¿De donde surge el proyecto?
Primeramente íbamos a realizar un documental sobre el bailaor de Valladolid Vicente Escudero, una de las más figuras más grandes del flamenco, que ahora está muy olvidado. Creó una forma de baile, muy masculina, que ahora se ha perdido. Es un hombre fascinante que ideó su baile durante la época de las vanguardias en París. Era una figura mítica para nosotros, como nuestro abuelo. Poco a poco las dos figuras se fueron confundiendo y cuando comenzamos a rodar, la historia del abuelo ocupó el centro del relato.

¿Ha sido difícil sacar adelante el proyecto?¿Por qué?
El rodaje fue sencillo. Solo duró tres semanas, con buena parte del equipo prestado. Lo más complicado es la financiación, pero pudimos contar con una ayuda de la Junta de Castilla y León que fue fundamental. Aun así, la película solo ha costado unos 90.000 euros y está finalizada en 35mm.

¿A qué te dedicabas antes de hacer cine?
Antes de hacer cine, escribía crítica de cine, que es más o menos lo mismo. Teníamos una revista llamada Letras de cine en la que escribía mientras realizaba mi doctorado en Historia del Arte. Luego la revista  fue creciendo y llevamos a Barcelona. También colaborada en el suplemento “Culturas” de La Vanguardia.

En tu primera película, “El brau blau” hablabas de la mística del toreo, ¿por qué te decantaste por esa temática? ¿Qué opinas tú de la prohibición de las corridas de toros?
Me interesaba mucho hacer un filme sobre la técnica y el trabajo del cuerpo, como un camino espiritual, sobre alguien que crea su propio mundo interior completamente ensimismado en la práctica de un arte, en este caso el toreo. Aparte, mi fascinación por José Tomás, fue una de las claves de centrarme en este tema. También que mi primo, el protagonista, supiese torear, a su manera, fue muy importante. Además, fue él quien me introdujo en el mundo de los toros. Estoy en contra de la prohibición de las corridas de toros, aunque puedo entender a quienes lo pretenden.

¿Qué opinión tienes acerca de la Ley Sinde?¿Crees que a películas como la tuya le favorecen este tipo de políticas de distribución y exhibición?
No conozco muy bien la ley, pero lo que está claro es que para que sobreviva este tipo de cine en España, debe crearse un circuito de salas subvencionadas por el estado que permitan el estreno y la permanencia de un tipo de cine que cada vez es más imposible de estrenar en salas comerciales. Es la única forma de sacar adelante este tipo de proyectos, que sí tiene su público, pero no es precisamente el de las multisalas.

¿Cuáles son tus directores favoritos?
John Ford, Manoel de Oliveria, Robert Bresson, Rossellini, Buñuel…

¿Ha habido diferencias entre tu primer trabajo y el segundo? En “La vida sublime” ¿continúas en un tono minimalista o hay una mayor producción?
Hay muchas diferencias. La primera la utilización de la palabra, ya que en “El toro azul”, el personaje no habla. Y segunda, el pasar de hacer un cine introspectivo a un más expansivo, con más personajes, escenarios e ideas. En “La vida sublime” quería hacer un cine vital, salir hacia fuera y dejarme llevar por el sur. También la producción es un poco más amplia, ya que el rodaje de “El toro azul” solo costó 1500 euros.

¿Dirías que hay una nueva corriente en el cine español de la que la mayoría de la gente del propio cine no se ha dado cuenta?¿Por qué crees que la industria del cine vive en la inopia con respecto a películas pequeñas y reconocidas en festivales internacionales?¿Siempre ha sido así?
Sí que existe una nueva corriente de cine español que principalmente surge de Cataluña, donde residimos la mayoría. Un cine de bajo presupuesto, muy ligado a la realidad, con actores no profesionales, que rompe con la ficción insititucionalizada. También es un cine que surge de una determinada cinefilia, más culta. El problema es que es un cine que vive al margen de la industria y la industria, como es lógico, da la espalda a ese cine. Es un fenómeno bastante reciente, de 7 u ocho años, aunque antes ya había una serie de referentes como Guerin, que han sido importantes para que esto surgiera.

¿Te consideras un cineasta raro?
No.

¿Cuál ha sido la última película que has visto?
“De dioses y hombres”. No la acabé de ver.

¿Cuál o cuáles de las películas que se estrenan el mismo día que la tuya irás a ver?¿Por qué?
Creo que también se estrena “El cisne negro” de Aronofsky, que me gustaría ver.

Si te dieran el Goya a Mejor Director, ¿qué dirías en la dedicatoria?
Que no entiendo como me han dado el premio y que se la dedico a los amigos con los que fundé la productora El toro azul producciones

“La vida sublime”. Ya en cines.

Por José Ganga.

[imagebrowser id=66]

SI TE HA INTERESADO ESTE ARTÍCULO, VISITA:
-ENTREVISTA A JAVIER REBOLLO.

1 Comment

  1. Pilar H.

    08/02/2011 at 14:40

    Me gusta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies