Maricas, todos - image  on https://www.vanidad.es 

Mixed Up

Maricas, todos

By  | 

“Marica, tú” es una de las historias más tiernas que se puede leer este verano. La primera viñeta -porque “Marica, tú” es una novela gráfica- ya es muy nostálgica, quizá porque es de las pocas en color. En ella, un grupo de chicos que mira al frente, bajo una bola de espejos se apoya sobre este bocadillo: “Un fin de semana cualquiera, en una discoteca que ahora se ha convertido en una gran tienda de ropa, rodeados de aquellos chicos del montón, los encontré”. Siguiente: “Encontré aquellos ojos que sólo me miraban a mí”. Lo que sigue es la historia de Julián; de amor, desamor, amigos, compañeros de piso, fiestas, humor, películas de serie b, televisión y música. Julián está muy triste: Carlos, su amor, el dueño de aquellos ojos, se ha ido a vivir lejos, después de convivir bastante tiempo. Después de la ruptura, Julián sigue ligando y conociendo chicos -siempre echando de menos a Carlos, siempre sintiéndose culpable por pasárselo bien sin él-, pero haciendo “trampas”: se inventa un “seguro anti-cuernos” que le garantiza relaciones no dolorosas. Básicamente, porque él pone los cuernos primero.

Así se conoce a Julián y a sus amigos, sus gustos, su odio por Madonna y su amor por Kylie y Britney, sus viajes y las cosas que le ponen triste y las que le ponen contento; también por qué todos los chicos que uno conoce pueden ser llamados “novios”, el reparo-uso-frustación-alegrías que proporcionan las redes sociales como fuente de ligue ocasional y lo a salvo que se está en el sofá de casa cuando uno tiene miedo de lo que puede depararle cruzar la puerta. “Marica, tú” tiene un dibujo precioso, muy melancólico -con muchos chicos con barba y sudaderas de capucha y otro muy simpático con gafas y siempre vestido con polo y parka-, y mogollón de viñetas que se ven a vista de pájaro, con el protagonista tumbado -sólo o acompañado- muchas veces en calzoncillos y siempre pensando. Se recomienda leerla en un viaje a solas y seleccionar muy bien la canción que se va a escuchar una vez que se ha leído la última palabra.

imagen-12

Por Marta Hurtado de Mendoza

“Marica, tú”, de Julián Almazán y Alfonso Casas. Publicado por Glènat.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies