VanidArte: La mega rana de Demo - image  on https://www.vanidad.es

Moda

VanidArte: La mega rana de Demo

By  | 

Hace tiempo llamaron mi atención (y probablemente la de numerosos viandantes) una serie de personajes que flotaban tan campantes, como si no fuera con ellos, sobre las aguas de Cibeles. También los patitos de hule que, haciendo gala de un tamaño descomunal, estaban allí  en medio de la Castellana. O el osito de plástico rojo que el año pasado vivía en un escaparate y se tocaba “la colita” con un aire sonriente inexistente. Más tarde lo hicieron decenas de ositos de colores que, como guerreros, se formaban en los jardines interiores de IFEMA.

La Rana

La Rana

Para los que no tengáis idea de que estamos hablando, o no sepan quién es Demo, hoy es un día perfecto para que conozcan a este escultor nacional que, desde hace ya algún tiempo, se ha convertido en un fichaje artístico internacional de peso. El discurso de Eladio de Mora (nombre real del creador) ya nos resulta familiar gracias al arte pop. En vez de la utilización tradicional del lenguaje artístico Demo ha decidido que la mejor forma de impactar al espectador, a parte de las dimensiones desorbitadas, es la creación en serie de sus ya icónicos personajes, entre los que encontramos: gatos, cerdos, gallos, buzos, barcos… Es parte de una pauta común a los últimos años: arrancar objetos cotidianos de su contexto para darles un nuevo significado. Agradecemos que Demo lo haya hecho con más gusto que nuestros admirados amigos surrealistas, lo de caca enlatada ya no se lleva.

Eladio de Mora (Demo) con su última creación. La Rana.

Eladio de Mora (Demo) con su última creación. La Rana.

Como bien dijo Sol LeWitt “el objeto artístico es lo de menos porque su ejecución es mecánica. Lo que cuenta es la idea” y en este momento la de Demo es desmesuradamente atractiva. Tenemos el placer de presentar lo que a partir de hoy a las 20:00 acompañará a los paseantes en la Plaza de Colón. Esta adorable Rana dará sombra a turistas y curiosos. Qué valiente sino Demo, que ya fue capaz de vestir al David de Miguel Ángel de Missoni y plantarlo en Manhattan, hubiera decidido que la suerte (por lo de la rana) acompañara a todo el que se aventurara a disfrutar de uno de los lugares más emblemáticos de la capital. Ahora que esperamos a que llegue el buen tiempo, y nos animamos a dar largos paseos por esta bella ciudad, no resulta mal plan un libro y la sombra de la Rana de Demo. ¡Buena suerte pequeña!

Lucía Fernández Alonso (Luceral)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies