Martín Rivas - image  on https://www.vanidad.es 

Destacados

Martín Rivas

By  | 

Hot List de Vanidad, presenta:

martinrivas.jpg

Porque en Vanidad creemos en la conversación mucho más que en las entrevistas, la que mantuvimos con Martín nos descubrió que su belleza apolínea no es tan críptica como parece. Él confiesa. Traidores de nosotros, le delatamos contándotelo todo

MARTÍN Y SUS COSAS.

A Martín todo el mundo le dice que es una persona tímida, cuando él no está muy seguro de que esa afirmación sea cierta. “Me dicen qué gallego eres, qué callado. Eso es una tontería, es como presuponer que todo el mundo que vive en Serrano tiene que vestir bien”. Lo que sí es, es muy reflexivo, le da muchas vueltas a la cabeza e, incluso, dice tener desde pequeño un sentido de la responsabilidad y culpabilidad muy grande. No le cuesta nada pedir perdón, no es nada orgulloso en ese sentido. Martín mete la pata muchas veces porque “soy un bocazas”. Sin embargo, luego no tiene problemas en reconocer que se ha equivocado. No hay nada en concreto que le atormente, aunque hubo una época especialmente hipocondríaca en la que se obsesionó con la radiación, “la simple idea de acercarme a una fotocopiadora o poner el microondas me ponía de los nervios”. Martín no sabe mucho de diseñadores, lo que le gusta de verdad es la ropa. Marc Jacobs, David Delfín o las prendas de Engineered Garments, una marca que descubrió en Sportivo, una de las tiendas para chico más bonitas de Madrid. Va a mercadillos y tiendas de segunda mano, buscando lo más importante: diferenciarse. Que la gente tenga inquietudes y sea respetuosa, que tenga un mínimo de educación y tacto, es lo que más valora a la hora de relacionarse con los demás. Valores que, por otra parte, él mismo trata de ejercitar. La palabra favorita de Martín es “bagalume”, que en castellano significa luciérnaga. Aunque las turbulencias de los aviones para Martín no tienen ninguna gracia, ha viajado a La Habana, el Sáhara, Nueva York y París, todos ellos ya convertidos en lugares preferidos. Si alguna vez se decidiera a comprar una casa en Madrid, lo haría en Malasaña o en La Latina. Precisamente, un puesto callejero de pizzas “take away” de uno de estos barrios fue el que le alimentó durante varios meses.

Por Marta de la Calzada.
Fotografía de Chus Antón.

Si quieres descubrir el resto de la suculenta conversación, corre al quiosco y hazte con el número de septiembre de Vanidad.

martinrivas2.jpg

SI TE HA GUSTADO ESTA INFORMACIÓN, VISITA:
-SEXY YON.
-ANA DE ARMAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies